A Rainy Day in New York: un paseo inesperado bajo la lluvia

A Rainy Day in New York

A rainy day in New York (Un día lluvioso en Nueva York, Woody Allen, 2019)

En esta nueva comedia de enredos en tono romántico narrada con estilo sutil y liviano, Woody Allen nos propone, a sus 83 años, un viaje a vuelo de pájaro por la vida de dos jóvenes que circulan, inadvertidos, por las calles de Nueva York.

La historia es conocida. Una pareja de jóvenes enamorados emprende un viaje que los entusiasma y, finalmente, los cambia para siempre. Ashleigh (Elle Fanning) y Gatsby Welles (Timothée Chalamet) son dos estudiantes de la Universidad de Yardley, ricos, bellos y con todo el tiempo a su favor, que deciden viajar a Nueva York, la ciudad de las luces y los rascacielos.

La excusa es clara: Ashleigh, aspirante a periodista y oriunda de una familia acomodada de Tucson, Arisona, ha sido aceptada para entrevistar al famoso y enigmático Roland Pollard (Liev Schreiber), un cineasta maduro desilusionado con la vida. Gatsby aprovechará el viaje para mostrarle los mejores lugares de su ciudad natal: los hoteles lujosos, el Central Park, las grandes avenidas, la Manzana de las Luces, los paseos en carruaje al atardecer. Además, usará la oportunidad para visitar a su familia, los ricos y potentados Welles.

Con aquella fluidez narrativa que lo caracteriza, Allen nos llevará mansamente por un recorrido hecho de giros inesperados en los que Ashleigh se verá inmersa, de repente, devenida musa inspiradora de diversos personajes del mundillo del cine que irán apareciendo en cada rincón de la noche neoyorkina.

Anacrónico, nostálgico, sensible, voluble, un héroe romántico que el mundo ya no necesita, Gatsby deambulará por la ciudad bajo la lluvia. Por herencia, es un bon vivant, un salvaje apocado, un enamorado del cigarrillo con boquilla y del cocktail de los clubes de jazz. Con el corazón en su mano, Gatsby vagará sin rumbo y cruzará en su camino a sus antiguos compañeros de colegio, a su hermano, y se será fugazmente el protagonista de una película suburbana que filma en la calle un viejo amigo. La hermana de su exnovia, la temperamental Shannon (Selena Gomez), lo llevará un poco más allá de su comodidad.

Así las cosas, aquel soñado fin de semana en Nueva York deparará sorpresas insospechadas para la joven pareja, que verá sus planes alterados una y otra vez, hasta que el atardecer y el resonar de las agujas del reloj marquen las 18, y todo pase a ser otra cosa, acaso mejor y necesaria.