La hija autómata de Descartes

Por John Alejandro Bermeo*

Fue bastante sorprendente para mí, escuchar el nombre del filósofo Descartes al ver la película de ciencia ficción Ghost in the Shell 2: Innocence estrenada en 2004, pero más importante que eso, ¡Que la referencia era a la hija de Descartes! Exactamente, uno de los protagonistas, Batou, dijo:

Descartes no distinguía entre hombre y máquina, animado o inanimado. Perdió a su querida hija de 5 años y entonces le puso su nombre, Francine, a una muñeca que se le parecía y la mimó como si fuera ella. O al menos… eso dicen… [1]

Batou, en la primera parte podría estarse refiriendo a la obra de Descartes Tratado de las pasiones del alma (1649) —aunque tales temas son tratados en otras obras— donde compara el cuerpo humano como una máquina, «la máquina de nuestro cuerpo», la cual, cuando se daña una de sus partes —igual que un reloj roto o cualquier otra máquina que se mueva por sí misma (autómata)— deja de funcionar. Descartes, al ver la naturaleza como una máquina no es capaz de diferenciar entre animado e inanimado, los animales por ejemplo serían meros autómatas inanimados (sin alma) pero claramente para nosotros, seres vivos, es decir animados, pero por “animado” Descartes hacía alusión meramente seres a seres con res cogitans (alma).

También podemos notar el dualismo cartesiano (mente-cuerpo). Descartes argumenta que el ser humano consta de sustancias diferentes, siendo la mente (alma) indivisible y eterna, y el cuerpo (máquina) divisible y perecedero. Para Descartes, el alma era algo distinto del cerebro, siendo el cerebro y el cuerpo parte de la “máquina” y, la mente, el alma que se alojaba en la glándula pineal que, de algún modo siendo algo inmaterial interactuaba con la máquina que es material, esto último, ha recibido el nombre de “problema del interaccionismo” pues no es muy claro como el “fantasma interactúa con la máquina” [2].

No obstante, para otro momento dejaré el análisis filosófico de esta película que se basa en muchas de estas ideas del pensamiento cartesiano. Por ahora me centraré en las otras palabras de Batou, ¿Es real la historia? ¿Descartes construyó la máquina de su hija esperando que su espíritu (Ghost) regresará y se posara en ella?

Parece ser que esta historia con el paso de los años se ha ido confundiendo con el mito, tanto así, que se ha convertido en uno de esos rumores filosóficos en los que nadie esta seguro sobre qué es verdad y qué es fantasía.

Para empezar, Descartes sí tuvo una hija, Francine Descartes, nació 19 de julio de 1635 en Deventer, fue producto de una relación para su tiempo ilegítima entre Descartes y Helena Jans van der Strom, criada de uno de los asociados donde él se hospedó en Amsterdam durante 1634. Posteriormente viaja con Helena a Deventer donde nace y es bautizada Francine, a quien hacen pasar como sobrina de Descartes y a su madre Helena como la criada [3].

En 1640, Descartes quería llevar a su hija a Francia en donde residía para ese entonces, pero a sus 5 años, Francine, falleció de escarlatina, una enfermedad que actualmente es poco común y de fácil tratamiento con antibióticos, aunque siglos atrás, era fatal. Descartes llama a esto el mayor dolor de la vida, se dice, que poco después, construyó un autómata, una muñeca con la perfección de las manecillas del reloj, y a la perfecta imagen de su hija muerta, fue llamada Francine [4][5]. En otro artículo se menciona que la construcción del autómata de Francine fue un encargo de Descartes. Cuenta Iván Sánchez-Moreno:

Descartes, que la quería con locura, se obsesionó tanto con su pérdida que mandó hacer una reproducción fiel de la niña, hasta el punto de que, según cuenta García, viajó con “ella” en barco con rumbo a Suecia, donde fue reclamado por la reina Cristina como docente personal. [6]

La segunda muerte de Francine

Se cuenta que Descartes llevaba a su hija-robot en un hermoso baúl a todos sus viajes y al final de sus días, por invitación de la Reina Cristina de Suecia en 1649, emprendió su último viaje informando que llevaba una acompañante llamada Francine. Producto de un clima terrible, y una tripulación que no encontraba a Descartes y su compañera, deciden ingresar a su habitación, encontrando una muñeca con delicado rostro de porcelana que se movía y emitía sonidos humanos, enseguida, a tan terrorífica experiencia le comentan la situación al capitán y este decide echarla por la borda del barco. Hay relatos que dicen, acto seguido, que un Descartes iracundo echó al capitán por la borda también.

Finalmente 5 meses después de su llegada a Estocolmo-Suecia, Descartes, a sus 53 años, fallecería el 11 de febrero de 1650 producto de una bronconeumonía. Sus restos serían llevados a Francia y enterrados en la abadía de Saint-Germain-des-Pré, mientras el cuerpo de la segunda Francine, debe seguir descansando en el fondo del mar del Norte [7].

* Abogado por la Universidad del Tolima, Colombia, y Director del Instituto de Economía de la Escuela Austríaca.

———

[1] Miserére Filosofía (2016, 18 de diciembre) La hija autómata de Descartes en Ghost in the Shell. Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=NLTcr_tTwNE

[2] Véase Pinker, S. (2003) “La tabla rasa: la negación moderna de la naturaleza humana” Barcelona: Paidós, 2003. Benítez, L. (2004) “El interaccionismo cartesiano y el problema de la glándula pineal” 10 de abril 2004 • Volumen 5 Número 3 • ISSN: 1067 6079. Consúltese el PDF en: http://www.revista.unam.mx/vol.5/num3/art15/mar_art15.pdf y Koval, S. (2011) “Crítica al dualismo cartesiano” KubernÉtica. Consúltese el PDF en  http://www.santiagokoval.com/documentos/articulos-academicos/critica-al-dualismo-cartesiano.pdf

[3] Véase tanto la biografía de Descartes como la de Jans van der Strom y Francine Descartes.

[4] En uno de los libros de la poeta Carolyn Jess-Cooke (1988) “Inroads” se cuenta está misma historia en una nota: Descartes calimed ir as the gratest sorrow of this life. soon after, Descartes is said to have built an automaton, or mechanical doll, in the exact image of his dead child. He also named the doll “Francine”.

[5] También en Jonathan Sawday (2007) “Engines of the Imagination: Renaissance Culture and the Rise of the Machine” se menciona que en 1940 Descartes construye el autómata de Francine y era indistinguible de su hija e inseparable de él:”In the early 1640s, Descartes was said to have constructed a female mechanical figure modelled on his illegitimate daughter, Francine. The daughter and her mechanical simulacrum were aid to be indistinguishable from one another, while Descartes himself was inseparable fron his articial creation”. (p. 201).

[6] El autor se refiere e García, I. (2006) “El coleccionista de almas perdidas. Barcelona: Círculo de Lectores”. Véase Iván Sánchez-Moreno (2014) “La incierta historia de Francine Descartes, o un autómata en el fondo del mar” Consúltese el PDF:

https://www.researchgate.net/publication/284680856

[7] Un artículo muy prometedor sobre la realidad y la fábula de esta historia fue recientemente publicado por una de las revistas de la Universidad de Cambridge, véase Kang, M. (2017). “The mechanical daughter of rene descartes: the origin and history of an intellectual fable” Modern Intellectual History, 14(3), 633-660. doi:10.1017/S147924431600024X. Consúltese PDF:

https://www.cambridge.org/core/journals/modern-intellectual-history/article/mechanical-daughter-of-rene-descartes-the-origin-and-history-of-an-intellectual-fable/14518C7D691F1B35B7504418B935D8A1